sábado, 25 de julio de 2009

Festa en Santiago

Hoxe é o día de Santiago. Festa do meu "pueblo" (os veciños das aldeas dicían que ían ó "pueblo" cando tiñan que visitar Compostela, cidade universal). Hoxe é o vintecinco do mes de Santiago, tamén así se lle chama a Xullo. Hoxe celebran o santo: meu fillo, meu irmán, meu tío. E lembro a meu pai, ó meu "abuelo", e a mais que tiñan ese nome.
Festa rachada. Foguetes, xigantes e cabezudos, o Coco e a Coca, roscas, viño, comida e baile. Visita á Catedral. E agora moitas cousas mais novas.
Ainda que a algúns non lles goste, estas festas refrexan a cultura dun pobo. Algúns queren cambiar séculos de cultura. Odian de onde veñen. Eu, pola miña banda, tento de falarlle ós meus fillos de algunhas historias, de algúns costumes. Non sei se fago ben. Non sei con qué exito (de pequeno regalei ó meu fillo a camiseta branca e azul de Fran- quen non saiba quen é, que non siga leendo-, pero hoxe él prefire unha branca co nome dun tal Kaká nas costas, ainda que lle pico dicíndolle que cómo se atreve a ir pola rua con caca). Isto non quere dicir que non se sexa crítico ca nosa historia. Non todo o da nosa historia é bo. Estou leendo unha novela na que sae a Inquisición. Nin contextualizado para ese tempo foi algo bo, foi moi malo, sen paliativos.
Unha placa fronte ó sepulcro de Santiago di o seguinte:
"Yo, obispo de Roma y pastor de la Iglesia universal, desde Santiago te lanzo, vieja Europa, un grito lleno de amor: vuelve a encontrarte. Sé tú misma". El Papa en su peregrinación a Compostela. 9 de noviembre de 1982.
Porque á alternativa que algúns queren propoñer é a nada, a terra queimada: o individualismo hedonista e relativista. Xa pasou en Babel.

Quería recordar a festa de Santiago. Quixera que esta festa lle
dixese algo ós meus fillos.

Hoy es el día de Santiago. Fiesta de mi "pueblo" (los vecinos de las aldeas decían que iban al "pueblo" cuando tenían que visitar Compostela, ciudad universal). Hoy es el veinticinco del mes de Santiago, también así se llama a Julio. Hoy celebran su santo: mi hijo, mi hermano, mi tío. Y recuerdo a mi padre, mi abuelo, y a más que tenían ese nombre.
Fiesta sin medida. Cohetes, gigantes y cabezudos, el Coco y la Coca, rosquillas, vino, comida y baile. Visita a la Catedral. Y ahora muchas cosas más modernas. Aunque a algunos no les guste, estas fiestas reflejan la cultura de un pueblo. Algunos quieren cambiar siglos de cultura. Odian de donde vienen. Yo, por mi parte, intento hablar a mis hijos de algunas historias, de algunas costumbres. No sé si hago bien. No sé con qué éxito (de pequeño le regalé a mi hijo una camiseta blanquiazul de Fran -quien no sepa quien es, que no siga leyendo- pero él hoy prefiere una blanca con el nombre de un tal Kaká en la espalda, aunque le pico diciéndole que cómo se atreve a ir por la calle con caca). Esto no quiere decir que no se sea crítico con nuestra historia. No todo lo de nuestra historia es bueno. Estoy leyendo una novela en la que sale la Inquisición. Ni contextualizado para esa época, fue algo bueno, fue muy malo, sin paliativos.
Una placa frente al sepulcro de Santiago dice lo siguiente:
"Yo, obispo de Roma y pastor de la Iglesia universal, desde Santiago te lanzo, vieja Europa un grito lleno de amor: vuelve a encontrarte. Sé tú misma". El Papa en su peregrinación a Compostela. 9 de noviembre de 1982.Porque la alternativa que algunos quieren proponer es la nada, la tierra quemada: el individualismo hedonista y relativista. Ya pasó en Babel.
Quería recordar la fiesta de Santiago. Quisiera que esta fiesta le dijese algo a mis hijos.

miércoles, 22 de julio de 2009

Obras en casa

Con motivo de unas obras en una casa donde dejé un cuartillo de vida, estoy recuperando objetos. Que en su día creí importantes. Materialmente son como el trineo de Ciudadano Kane: piedras vulgares, libros viejos, recortes de periódicos y revistas... No valen nada. De hecho son gravosos porque ocupan espacio. Los guardaba quizá pensando que así retenía trozos de tiempo bien vivido. Porque esas piedras me traían una tarde con mi bebé en el Cabo de La Nao, o una jornada en el Fin del Mundo, o en los ribazos salmantinos o zamoranos en los días de pesca con Dioni. Los recortes de viajes hechos y por hacer: la Cullera infantil de Santi; Cuba y Cartagena de Indias con su héroe cojo, manco y tuerto; Cameros y Yuste; la Galicia del permanente retorno. Los reportajes del Semanal ya siempre pendientes de leer. Las gestas del Deportivo, las necrológicas de Delibasic y Juan José Castillo, mi profesor gratuito de tenis "¡entró, entró!". El artículo que quería que me recordase que aún no había leído "En busca del tiempo perdido". Los apuntes de la carrera.
Pero ahora no hay espacio, no hay tiempo, y toca deshacerse de esas cosas. Me resisto: de la mayoría. Ni la vida ni la memoria son propiedad del hombre. Ahora toca hacer frente a cada instante que venga, a las personas que estén en ese momento, al pánico y a la verdad.
¡Al toro!

viernes, 17 de julio de 2009

Famosetes, modelos a imitar y paletos

Cuando vives en Madrid, puedes ver a mucha gente. Hoy, a 5 metros de donde me sentaba yo, el banco de un parque donde jugaba mi niña, había una persona significativa. ¿Quienes son las personas significativas en nuestra sociedad? ¿Qué personas son conocidas por la mayoría de los habitantes del país? Pondré algunos ejemplos que quizá no estén al día: Belén Esteban, Boris Izaguirre, Ana Rosa Quintana, Antonio David el ex de Rocio Jurado... Al menos, salen o salían (hace tiempo que no veo las televisiones convencionales) muchas veces en la televisión. ¿Era Cristiano Ronaldo?
Bueno, lo dicho, estaba a 5 metros de él. Podía estar sentado en una terraza tranquilamente con un grupo de familiares o conocidos, sin que nadie le interrumpiera para pedirle un autógrafo, sin ser atosigado por miradas distantes, sin guardaespaldas que velaran por su seguridad. Y sin embargo es un hombre del que se tiene que sentir orgulloso un país, que debería ser modelo a imitar por los jovenes y adolescentes, que su importancia se debe a lo que hace y no por salir en la tele.
Mariano Barbacid
(Madrid, 1950) Bioquímico español. Doctor en ciencias químicas, en 1974 se instaló en EE UU y trabajó en el Instituto de Bethesda, donde realizó diversas investigaciones que le llevaron a descubrir la base molecular del cáncer y a aislar un gen oncogénico en un tumor humano (1981). Sus trabajos le valieron el premio Juan Carlos I de investigación. En 1988 pasó a dirigir el departamento de oncología del Instituto Squibb de Princeton. A fines de los años noventa regresó a España y desde 1998 es director del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas Carlos III de Madrid.
Un país en el que la gente conoce más a Belen Esteban que a Mariano Barbacid es un país de paletos (paletos en estricto sentido). De hecho, se tuvo que ir a Estados Unidos (los yanquis del estereotipo progre) para poder realizar sus investigaciones.
Luego apareció mi hijo de 13 años y le solté el rollo. Por predicar que no quede.

martes, 14 de julio de 2009

Correo urgente a mi terapeuta conductista skinneriana

Paloma, como tú sabes de mis impulsos a poner el mar por medio, y no estando, por ahora, aún la fruta madura (Forges, que no Ortega, diría "mi circunstancia", a fuer de que ya se haya pasado el arroz), voy, al menos, a abrir las puertas a un cambio en mi rutinaria y decadente vida: hay que estar atento a lo que le acontece a uno y observar las señales que van apareciendo para guía del camino. O sea, que como hoy me ha llegado un anuncio en el que se me ofrecía preparar oposiciones a policía nacional o bombero, a mi somera edad, he decidido presentarme a las segundas (de nación gallega, tengo algo aprendido de incendiario, y ya se sabe que los mejores profesionales son aquellos que conocen la profesión desde el otro lado). Cuento con mi curriculum de bombero-torero... tengo más de la mitad del camino recorrido. Así que, a partir de ahora, no me preguntéis sobre la profesión en la que estoy asalariado, ese aburrido campo paracientífico y sobretodo tan poco lucrativo, solo hablaré de lo concerniente a los bomberos. Y en mis momentos de descanso, de torerías.
¿Qué opinas?
Tu paciente, A modiño

jueves, 9 de julio de 2009

Recortes de midiario mio: El "lagar" de un funcionario

En aquel centro los alféizares de las ventanas relucían. Crisol del interculturalismo. Sus residentes eran los que más sanos tenían sus hígados. Un empresario de vocación, incomprendido e inasequible al desaliento, tomaba bocadillos de chorizo para compensar sus frustraciones ya que nunca le habían puesto para cenar boquerones fritos. Otro mataba figurada y periódicamente a todos sus familiares cercanos con el fin de recibir el mayor número de pésames posible. Otro dibujaba monjes y paralelepípedos y se cogía amorosamente de la mano de su compañera para enfrentarse a los peligros del mundo exterior, era sensato. Otra, si meneaba la cabeza, temblaban las columnas del templo. El FAX era el sancta santorum. Valle-Inclán se movía por los pasillos con escepticismo y parsimonia. Cantar en el comedor no era signo de mala educación sino sospecha o pródromo de locura. Había dos mujeres que no se sabe que hacían allí y no estaban en donde tenían que estar: en el olimpo de los dioses cual reinas de belleza, o en taparrabos en el concurso televisivo “Supervivientes en la isla” enseñando palmito. Algunos se ponían bata, porque si no, no había manera de diferenciarlos. La dieta, los ajos, las raciones, eran los temas que generaban mayor controversia y donde se plasmaba quien tenía el poder real. Las botellas de vino daban más problemas estando vacías que llenas. No siempre eran efectivas las ramas de lavanda que alguien cultivaba con ahínco para dejarlas por las esquinas. De vez en cuando aparecía un bípedo con unos brazos muy cortos o una chaqueta de mangas muy largas, que nunca se vio en otra semejante. Al verle pasar exclamaban: ¡no tendrá a nadie que le quiera! Un trabajador malvado se divertía poniendo en riesgo de crisis mental al cobrador de la cafetería, pagándole 59 céntimos el café, cuando valía 60 y no 80 como en el Congreso de los Diputados. Cuando llegaba la fecha señalada, todos se disfrazaban alborozadamente, proyectando sus deseos más íntimos en aquellos ropajes, como si hicieran falta disfraces para semejantes evidencias humanas. Al fin ahí seguía aquel centro, pese al paso de los años, cual caña de bambú frente a los vientos cambiantes, pese a los Quijotes (Caballeros de la Triste Figura) y Sanchos que por él transitaron, enhiesto, entre la bruma (a veces), protegido por una cerca y un imaginario letrero orson-wellsiano: “NO TRESPASSING”. Aunque, como es bien sabido, ya que lo dijo el ilustre pensador de la era moderna, Joseph White, las cosas mudan y las personas permanecen.

domingo, 5 de julio de 2009

Cada persona que te encuentres está peleando alguna clase de batalla

La letra de la gran canción de Antonio Vega "Lucha de gigantes" dice:
...deja de engañar
no quieras ocultar
que has pasado sin tropezar
Yo creo que quiere decir: no quieras ocultar que no has pasado sin tropezar. Al menos, yo me identifico con los que están pasando, tropezando cada poco rato.

CADENASER.com 30-06-2009 El niño que denunció a Michael Jackson por abusos se retracta y dice que mintió Jordan Chandler, se ha retractado: "Michael nunca quiso abusar de mi, mentí por mi padre" Jordan Chandler, el niño que acusó a Michael Jackson de abusos en 1993, ha emitido una carta confesando que mintió porque se lo dijo su padre y que lo siente mucho. Por ello su familia recibió 22 millones de dólares.

Michael Jackson redactó un testamento en 2002, el último conocido de momento, en el que divide su herencia entre su madre, sus tres hijos y algunas organizaciones benéficas.

Michael Jackson es una referencia para la música pop (para el ritmo, para el baile). A unos les gustará más, a otros menos. También fue un ser humano, eso sí, muy opaco y del que por tanto se sabe poco. Posiblemente padecía trastornos mentales graves (Hipocondría, Trastorno Dismórfico corporal...) que amargaron su vida y que el dinero no pudo solucionar. Y, vete tú a saber con qué otras miserias cargó. Todo ésto me recuerda los primeros fotogramas de la película "Ciudadano Kane" en la que alegóricamente se enfocaba la mansión (la vida, la persona) de Kane, protegida por una alambrada y el letrero "NO TRESPASSING". ¿Con qué datos me atrevo continuamente a juzgar a los demás? Es más; si se lleva el juicio de los demás a uno mismo ¿me puedo justificar, puedo salir indemne del mismo? Sí, es verdadera aquella frase que destila un conocimiento profundo del ser humano: "el que esté libre de culpa que tire la primera piedra". Por eso, aunque sea tan difícil, es mejor hacer crítica positiva, ya que si hay que cambiar de opinión, el mal es menor que el que se produce cuando hay que pasar de opinar mal a opinar bien, pues entonces el daño puede ser irreparable.
Quizá la clave es , no juzgar a la persona, juzgar los actos de la persona, el acto concreto.
En una presentación de esas que te mandan, y de la que siento desconocer su autor, una frase sentencia:
"Siempre sé bondadoso, porque cada persona que te encuentres está peleando alguna clase de batalla".


videoEstán todos... casi todos, ¡y qué jóvenes! ¿Consiguió él juntarlos? ¿Eran sus "amigos"? En todo caso, juntos por una buena causa.

videoCuanto mejor nos iría si usásemos esas gafas. Aunque ésto no quita para que en gran cantidad de situaciones se pueda ser educado, esté como esté uno...

Free counter and web stats